Los Médicis, el Sacro Impero Romano y los Tulipanes

Existe un enfoque que percibe el cambio social no como una línea ascendente de continuo progreso que culmina con la modernidad, sino como una sucesión de ciclos en la que lo moderno es visto como una etapa más en la rueda de la historia de la humanidad, en la que se aprecia la aparición, desarrollo y caida de diversas sociedades y culturas. No existe un cambio lineal, sino circular. La teoría de los ciclos económicos se incluye en este enfoque y, como ya vemos que nada es nuevo, citaremos tres crisis que sacudieron a nuestros antepasados;
Cliente de las preferentes
LA FAMILIA MEDICI
Fue una de las principales familias de la Italia del Renacimiento. Controlaban la política de Florencia, tenían cierta ascendencia con los Papas y ayudaron al ascenso de Leonardo Da Vinci entre otros gracias a su mecenazgo -aunque en interés propio-. La fuente de su riqueza tenía sus raíces en el sistema bancario que habían fundado a finales del siglo XIV. Bajo la dirección de Cosme de Medici el Banco subió como la espuma; pero había un problema... se caracterizaban por tener una reserva de efectivo peligrosamente baja, apenas el 10% del activo. Naturalmente el banco se derrumbó, y con él los ahorros de miles de personas que habían confiado a ciegas en ellos. Hasta Carlos VIII también salió malparado. Naturalmente, acabaron siendo "corridos a gorrazos". No me consta en ningún archivo histórico que acabaran devolviendo el dinero.
Francisco I
SACRO IMPERIO ROMANO
Cuando los países aumentan rápidamente su deuda pública para "tapar agujeros" -o en este caso para financiar las guerras-, el resultado nunca es bueno. En el siglo XVII no había manera de sostener la Guerra de los 30 años, por lo que los Estados del Imperio comenzaron a acuñar nueva moneda a fin de pagar a proveedores y soldados. Había un problema, al fundir las nuevas monedas se mezclaban con metales de menor valor. Estas monedas devaluadas fueron pasadas en territorios extranjeros para limitar el daño económico que pudiera ocurrir al Imperio. Pero como un boomerang, las monedas regresaron... y a medida que la gente se dió cuenta comenzaron los disturbios, los soldados se negaron a aceptar la moneda "envilecida" como pago y panfletos sediciosos fueron distribuidos. La inflación elevó tanto los precios que el dinero acabó siendo un juguete para los niños.
Un tulipán es para siempre
LOS PAÍSES BAJOS Y LA TULIP-MANÍA
Tiene el dudoso honor de ser la primera "burbuja" económica moderna registrada. Cuando la flor del tulipán se introdujo en los Países Bajos a principios del siglo XVII se hizo inmediatamente muy popular. Se desató una verdadera locura consumista hacia esta flor entre los ciudadanos. Dado que esta planta solo crece en ciertas épocas del año (gracias Padre Mundina) los holandesdes establecieron un mercado de futuro. Cuando no había tulipanes, los consumidores podían comprar los derechos de los bulbos cuando estuvieran disponibles. Los especuladores pronto empezaron a explotar el mercado y subieron los precios de los bulbos a niveles alarmantes, llegándose a vender un puñado de ellos por el equivalente a 10 años de salario medio de un trabajador. En 1637 estalló la burbuja y los precios retrocedieron a los valores iniciales; los inversores vieron su dinero "borrado del mapa" y el colapso financiero trajo la ruina a más de uno...
Tenemos ordenadores y satélites... pero que poco hemos cambiado.

Imágenes: WikiCommons, Listverse
Seguir leyendo

Curas milagrosas, radioactividad y charlatanes

Durante el siglo XIX y los primeros años del XX los charlatanes hicieron su particular Agosto vendiendo a los incautos remedios milagrosos para la calvicie, la impotencia, la depresión... Todas estas prácticas fueron fomentadas por la inexistente regulación en materia de fármacos y salud. La mayoría de los medicamentos se hacían con ingredientes inútiles como aceite, altas dosis de opio o heroína (y mentiras). También los había preparados con plomo, agua (y mentiras). Sin embargo, estos espectáculos atraían a multitudes de gentes que eran engañadas por la locuacidad del charlatán vendedor.
Aquellos vendedores montaban verdaderos "circos ambulantes". Acompañados de falsos médicos y supuestos "curados" por la tan milagrosa medicina que vendían, venían a practicar el marketing hoy en día moderno. Podíamos citar multitud de ejemplos de estafadores, pero hoy tan sólo nos detendrémos en uno que trajo mucho debate.


Cuando la radiación fue descubierta a finales del siglo XIX, los inventores de la época idearon todo tipo de productos radiactivos. Ya en el siglo XX se vendía agua radiactiva como beneficiosa para la salud (de la cartera del vendedor) y era capaz de curar más de 150 enfermedades comunes.
Si, es correcto. Las grandes compañias "invitaban" a la gente a beber agua irradiada. Al igual que la publicidad de hoy en día; los fabricantes de productos crean un problema y luego venden una solución. Insistián en que el agua que se consumía estaba "desnaturalizada" y que le faltaba un ingrediente importante. Así pues, comercializaron la radiación como ese "ingrediente". Bebidas como el "Radhitor" o su versión posterior "Revigator" se hicieron muy populares...
Agua irradiada
Ni que decir tiene que la cantidad de radiación soportada por esos cuerpos tras ingerir esas milagrosas pócimas superaba lo recomendable para la salud humana con creces, causando no menos de cientos de muertes. Se vendieron miles de Revigators durante las décadas 20 y 30. Se recomendaba beber de 6 a 8 vasos diarios. Luego nos enteramos de que la radiación era mala... muy mala.
Personajes como Clark Stanley, John Healy, Charles Bigelow, el "doctor" John Brinkley "alias glándula de cabra" y muchos más, ya figuran en los anales de las prácticas medicinales insanas. Marketing en estado puro, sin importar las consecuencias. Hoy en día se siguen dando casos. Y es que a grandes males, grandes soluciones...

Imágenes: Skeptiseum, Michael Epstein
Seguir leyendo

La gran mentira de la Transición española

"Españoles todos, sin el Rey y sin Suárez aquí no tendremos democracia"... esa es la cantinela que nos vendieron allá por el segundo lustro de la década de los 70. Es bien fácil manipular la Historia cuando se tienen herramientas para ello. Existe un aforismo popular que reza "El amanecer llegará aunque el gallo no haya cantado". Y esa es la pura verdad, en España hubiese llegado la democracia sin que esos mal llamados salvadores de la patria hubieran participado en aquella "transición modélica".
Detengámonos por un momento en el concepto TRANSICIÓN MODÉLICA. Nos ha fastidiado, faltaría más. Tenemos que hacer uso de memoria o consultar las hemerotecas para darnos cuenta de que las estructuras de Estado no fueron democratizadas totalmente.
La transición no fue obra ni del Rey, ni de Suarez, ni de todos esos personajes que nos vende la propaganda. No, no eran superhéroes. Hay que analizar el contexto geopolítico internacional (la caida de Salazar, los Coroneles griegos o el ejemplo de Italia) o el avance de una sociedad española pujante que desbordaba las estructuras del Franquismo. Un momento de grandes movilizaciones sociales, obreras y universitarias.
Por lo tanto nos encontramos con dos realidades políticas. La interna española y la internacional. Pero nunca la providencia divina de unos personajes míticos que de pronto irrumpen para aportar aires de libertad trayendo consigo la democracia. La clase franquista pensaría que era mejor provocar un cambio condicionado a que les derribaran el Régimen como había pasado en otros países.
Los sectores que provenian del franquismo impusieron "pequeños detallitos". Y sin tener una buena jugada de cartas se los aceptaron. No tocar el sistema judicial, no tocar las élites de poder, no tocar las estructuras económicas que dominaban o el ejército, eran algunas de las demandas planteadas y que fueron amablemente atendidas por los "Salvadores de la patria". La sombra de Franco era alargada...
Por otro lado, es ciertamente extraño que España no tenga un referente histórico. Francia, Gran Bretaña, Italia, Portugal... o cualquiera de los países del entorno lo tienen. Una figura o acontecimiento que aune voluntades y que simbolize el "amor" de los ciudadanos por su país, selección de Fútbol aparte. Y no me refiero a fronteras, sino a un concepto para remar en la misma dirección. Sin una Armada Invencible o Revolución de los claveles que llevarnos a la boca hemos (han) tenido que recurrir al falso mito vendido a todo el mundo de la gran Transición Española. Y parece mentira con la Historia que tiene esta nación a cuestas.
¿Alguién puede pensar que en los 80 o 90 España hubiera seguido gobernada por Carreros Blancos, Arias Navarros y compañia? En ese gran cambio que se produjo en España lo importante fueron las personas, no tanto los personajes. Y hoy, cuarenta años después y salvo contadas excepciones, salta a la vista que en esta travesía democrática los personajes no merecen ser llevados a los altares mediáticos...

Imágenes: Opini-Hoy, Elgar: la transición en bragas
Seguir leyendo

Puma vs Adidas, una guerra entre dos hermanos

Aparte de por ser los fundadores de estos dos imperios en el mundo del calzado y la ropa deportiva, los hermanos Rudolf y Adolf Dassler -los fundadores de Puma y Adidas respectivamente- son también recordados por la pelea fraternal que se inició en la II Guerra Mundial y que ha continuado hasta nuestros días...
En el año 1926, los hermanos Adolf y Rudolf confeccionaban zapatillas y pantuflas sin marca. También calzado con clavos para aquellos pocos temerarios que se dedicaban a eso de correr al aire libre. Buena calidad en los materiales, sabia manufactura, resistencia extrema... Las bondades del calzado Dassler llegaron a oidos de Josef Waitzer, entrenador del equipo alemán de atletismo. Con Adolf (más conocido como Adi) en el papel de artista introvertido y Rudolf como dicharachero relaciones públicas, la pareja no tardó en colar sus productos en la Villa Olímpica de Berlín 1936. Además, el advenimiento del nazismo supuso una inyección económica ya que se contemplaba el deporte como el espejo perfecto para mostrar al mundo como era la raza aria.
Aunque los hermanos ya tenían sus diferencias antes de la gran Guerra, su relación dió un giro a peor en 1943 debido a un malentendido. Durante un bombardeo aliado, Adolf y su esposa buscaron refugio en un albergue en el que ya se encontraban Rudolf y su familia. Este comentó "ya están de vuelta estos sucios bastardos otra vez" refiriéndose a los aviones aliados. Su hermano entendió que las palabras iban dirigidas a él; ya estaba encendida la mecha de la enemistad...
Rudolf también culpó a su hermano de inventar historias y difamar sobre él acusándolo de pertenecer a las S.S., una acusación que llevó a los EEUU a detenerlo. A los pocos meses estableció su propia empresa de calzado.

Incluso hoy en día, la pelea sigue vigente en la ciudad natal de ambos, Herzogenaurach. La ciudad ha sido literalmente dividida por la mitad, con la sede central de Puma y Adidas separadas por un río. Y es que hay ocasiones en las que llevarse como hermanos no es sinónimo de paz...


Fuente: Listverse  Imágenes: Libres derechos

Seguir leyendo