El calzado

Desde el comienzo de la humanidad, el hombre tuvo necesidad de protegerse el cuerpo y los pies, y lo hizo utilizando cueros y pieles. En la actualidad, en la producción masiva de calzado, se utiliza el caucho en lugar del cuero, piel o gamuza, aunque también se aplican elementos como el corcho, materiales plásticos y otros...
Existen evidencias que indican que la historia del zapato comienza a final del periodo paleolítico. Entre los utensilios de piedra de los hombres de las cuevas, existen diversas de estas que servían para raspar las pieles, lo que indica que el arte de curtir el cuero es muy antiguo. En los hipogeos (cámaras subterráneas utilizadas para entierros múltiples) egipcios, que tienen la antigüedad de entre 6 y 7 mil años, fueron descubiertas pinturas que representaban los diversos estados de la preparación del cuero y de los calzados.


En el siglo XVI aparece el escarpín o zapatilla para andar dentro de la casa.
La diferenciación entre pie izquierdo y pie derecho comienza en el siglo XIX.
En el Siglo XIX aparecen en el País Vasco y en Cataluña, las alpargatas, realizadas con suelas de cuerdas trenzadas (la alpargata o esparteña es un tipo de calzado de lona con suela de esparto o cáñamo, que se asegura por simple ajuste o con cintas).
En 1853, Irma Hutchison fabrica la bota de caucho.
Luis XIV inventó tacones rojos para sus zapatos.
En las primeras décadas del siglo XX se realizaron zapatos con pedrería, de tela bordada, los zapatos de cuero bicolor para hombre en la “era del jazz” o las plataformas de corcho en la década de los treintas.
En la década de 1950 apareció el “stiletto” italiano, que era de tacón.
Con la variación de la moda, se comenzaron a usar suelas crèpe, plataformas para hombres y mujeres, sandalias, zapatillas, botas altas y a media pierna, borceguíes, alpargatas... A través del tiempo ha ido evolucionando el trabajo y las técnicas empleadas para lograr un material bien curtido, suave y flexible, que resista el sol y la humedad.
Los tratamientos con sales minerales fueron logrando cada vez mejor calidad del material para la fabricación del calzado. Los cueros más blandos se emplean en la realización del empeine y los más duros en las suelas. Su elaboración lleva varios pasos, como la costura, el encolado, la colocación del forro, el lavado, estirado y pulido, aplicación de hebillas, cordones, presillas y otros accesorios.
La medida de los zapatos se hace por puntos franceses, que equivalen a dos tercios de centímetro. Por ejemplo, el pie de un bebe de un año, que mida alrededor de 13,33 cm necesitará un calzado número 20...



El mundo del calzado de mujer es muy extenso, y he descubierto en la web Calzado Mujer, una página con mucho prestigio, muchísima información al respecto. Desde definiciones de los términos básicos hasta un amplio catálogo que va desde el calzado cómodo hasta los zapatos de tacón, pasando por Manoletinas, calzado de montaña o sandalias...
Si te gusta cuidar tu imágen, y buscas comodidad a la par que estilo, no dudes en visitar esta web.

Click aquí para acceder

21 comentarios:

Katy dijo...

En cuanto al calzado poco se ha inventado. Justamente hoy colocando mis fotos de N.Y. encontre una sde unas sandalias egipcias de hace 5.000 años que podrían haber sido de la semana pasada. En lo únoco los tacones y punteras que han destrozado miles de pies y ocasionado juanetes:) Lo ideal andar descalzo en la arena:)
Feliz finde

Felix Casanova dijo...

@Katy
Como andar descalzo por la arena de la playa no hay nada mejor y más sano, no cabe la menor duda. Lo suelo hacer alguna mañana que otra, incluso en invierno.
Pero también hay ocasiones en las que hay que estar elegante, aunque en ese aspecto las mujeres salís peor paradas que los hombres.
Espero ver la foto de las sandalias egipcias pronto.

Feliz finde.

Jose Antonio Bejarano dijo...

Después de 38 años trabajando con calzado de seguridad (punteras de acero, calzado negro, feo y pesado, etc.) ha llegado el momento de revelarse y calzarse con el Anti-zapato, de tal forma que parece que ando sobre la arena de la playa debido al "efecto masai". Y lo puedo corroborar, y no quiero hacer publicidad. Al fin he encontrado el calzado que me gusta. Tantos años a la búsqueda... y no quiero hacer publicidad...

JRio dijo...

Esto del calzado ha sido un invento esencial. Cuando se ven en países pobres a gente descalza me imagino lo que deben pasar, aunque seguro que sus pies serán de un nivel de dureza bastante superior al nuestro.

Me llamó la atención el dato de que hasta el XIX no hubiera diferencia entre izquierdo y derecho.

Saludos.

Felix Casanova dijo...

@Jose Antonio Bejarano
Pues ya era hora de que te calzaras algo más comodo querido amigo. Toda búsqueda tiene su recompensa. No obstante, tienes un amplio catálogo donde elegir para tu dama...

Un abrazo :)

Felix Casanova dijo...

@JRio
Si nosotros tuvieramos que andar descalzos por terrenos que pisan ellos, no duraríamos ni siquiera cinco minutos. Antiguamente ambos zapatos tenían la misma forma y no se hicieron ergonómicos hasta el XIX.

Un abrazo

M@R dijo...

Pues verdaderamente el calzado a evolucionado! Ya hasta fabrican zapatos que hasta dizque te hacen bajar de peso (como los "shap-ups de Skechers)!!! que cosa! (que me han dicho son una gran mentira).

La mayoria de las mujeres creo tienen gran pasión por los zapatos... yo soy tan simple para eso que solo invierto y bien en unos BUENOS tenis para ejercitarme... Todos los demás, mientras me sienta cómoda y convinen, me da igual. Y eso es ahora que he llegado a mis 35!!! Porque me acabo de acordar que cuando estaba en mis 20's aunque me dijera mi madre que el zapato me causaría "juanetes" si me apretaban, pero yo lo que quería era andar muy "mona" estuvieran cómodos o no!!! jajaja

Besos Felix, me encanta leerte!

Nela dijo...

La edad da sensatez en muchas cosas, pero a las mujeres, sobre todo en los zapatos, porque nos bajamos de los tacones, para darnos cuenta de lo comodo que es andar más cerca del suelo.
Besos
Nela
P.D. Coreegido lo del banner ¡gracias!

Jose Antonio Bejarano dijo...

Mi "dama", a veces se empeña en sufrir porque quiere, de todas formas le pasaré el link (que he descubierto ahora).
Yo me refería a mí.
Durante mis años de trabajo el calzado de seguridad ha pasado de tener punteras de acero a punteras de teflón. Cambió el peso, de todas formas ahora calzo en el trabajo "zuecos" de los que se usan en la sanidad. Me he revelado a la espera de que algún inspector de seguridad me pida explicaciones. Pero, eso sí, zapatos de seguridad, nunca mais.

Felix Casanova dijo...

@M@R
uy, esos zapatos que hacen bajar de peso me dan la impresión de que no deben funcionar muy bien. Igual me equivoco pero no lo veo nada claro...
Yo uso tenis y vaqueros los fines de semana y no pueden ser más comodos, aunque la mujer siempre ha tenido el "problema" o la "virtud" de la coqueteria, y en ese aspecto los zapatos juegan un papel fundamental, aunque salgan "juanetes" y no sean nada cómodos. Es el precio que hay que pagar :)

Besos M@R¡

Felix Casanova dijo...

@Nela
En lo que observo en las mujeres, es totalmente correcto lo que dices. Con el tiempo se va tendiendo a tener los pies más cerca del suelo. Y bien que lo agradecen.
Gracias por la correción ¡gracias a tí¡

Besos

Felix Casanova dijo...

@Jose Antonio Bejarano
¿lo has descubierto ahora? jajaja. No hay nada más comodo que los zuecos que has elegido, no hay punto de comparación con tu anterior calzado. Eso es una rebelión en toda regla, a ver si de esa manera te jubilan :) ¡NO A LOS ZAPATOS DE SEGURIDAD, NEVER¡

Un abrazo

CORDOBESA dijo...

.Félix, ¿sabes una cosa? que para ser mujer, no son los zapatos lo mas importante para mi a la hora de vestir, y además tengo los justos y necesarios. Siempre he preferido ir cómoda con unos zapatos sencillos, a ir sufriendo subida en un "pulpito".
Pienso que el zapato se invento para proteger el pie y no dañarlo, entonces para que castigarlo metido en hormas imposibles de punteras donde no cabe ni un palillo. Lo mejor un calzado suave y planito, dejemos las modas. Besitos

Felix Casanova dijo...

@CORDOBESA
La comodidad por encima del estilo, y me parece una opción de lo más inteligente. Además, tus pies llegarán más sanos con el paso de los años, lo cual te lo agradeceran...

Besitos

Ambar dijo...

Félix,prefiero una y mil veces mi comodidad,y no tener la cara llena de arrugas por el dolor de los pies....jajajaja.
Muy interesante tu artículo!!!yo aún guardo unos zapatitos tejidos por mi tatarabuela para mi bisabuela cuando era pequeñita,son esas cosas que pasan de generación en generación.....
Besso.
Amabar...

Felix Casanova dijo...

@Ambar
Pagar con nuestra comodidad el alto precio por lucir unos zapatos fashion demasiado incómodos me parece una tontería. Eso sí, sobre gustos no hay nada escrito, pero donde se pongan unos pies sanos. Bonito recuerdo guardas, y que dure muchas generaciones...

Besos¡

Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felix Casanova dijo...

@Mer
Yo soy de los que piensan que hay que buscar un equilibrio entre la elegancia y la comodidad. La verdad es que sigue siendo un misterio para mí (como tantos de las mujeres -me decía mi abuelo-) como podeis mantener el equilibrio con tales taconazos, ufff, vaya tela. Si tienes los pies delicados ya te daré un masaje reconfortante :)

Espero que hayas descansado, buenos días...

Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felix Casanova dijo...

@Mer
Si que es un misterio insondable, sí. Un masajito en los pies y lo que sea menester... Me alegro que descansases, yo hoy de nuevo prontito a la cama como los niños buenos :P
Mordisquitos para tí. Muacks

Angelica dijo...

M encantan esos zapatos con tanta plataforma pero no los puedo usar mucho porque mi marido no es mucho mas alto que yo entonces si me pongo algo tan alto lo paso y queda mal entonces cuando etsoy sola los uso ahora que ando de vacaciones sola en un alojamiento en iguazu me voy a dar el gusto.

Publicar un comentario en la entrada

A veces una broma, una anécdota, un momento insignificante, nos pintan mejor a un hombre ilustre, que las mayores proezas o las batallas más sangrientas... Plutarco